Nacionales

Importados

F1 Web

 
www.f1-web.com.ar

Búsqueda personalizada
Historias del automovilismo argentino


Road test de autos argentinos

Gran Premio de Argentina 1998

 

Lección bajo presión

 

Por Pablo Cabral

Revista Corsa Nro 1654 - Abril de 1998

 

Con Esteban Tuero en un complicado primer fin de semana de F1 ante su público

 

Esteban Tuero - Gran Premio de Argentina 1998

Antes de iniciarse la actividad el viernes Santo, Carlos Alberto Reutemann visitó el box de Minardi y mientras posaban, intercambió algunas confidenciales palabras con Tuero. "Lole" cumplía años el domingo del GP, tal como diecisiete años atrás ...

 

Sobrellevando una puesta a punto que no lo conformaba y un inesperado "pit stop", el joven piloto de Minardi casi logra llegar a la bandera a cuadros, de no haber sido por un despiste en el curvón. Su incidente con Frentzen el viernes le restó tiempo para ajustar mejor el auto, pero así y todo registró el 15 tiempo más veloz en carrera

 

Tras unos días de "desenchufe" luego del Gran Premio de Brasil, en los cuales continuó con su entrenamiento físico a resguardo de la presión y el asedio que sobrevendría en la semana previa a la competencia -retiro sólo interrumpido por la presentación del G.P. argentino-, Esteban Tuero se unió al grueso del equipo Minardi que arribó a comienzos de la semana pasada a Buenos Aires.

Mudado de su domicilio en Caballito a un hotel en la Recoleta porteña, el lunes 6 por la tarde hizo su primera aparición vinculado con el “ruido" de la F.1, a instancias de uno de sus patrocinantes.
Al
día siguiente, acompañado por su “boss” Giancarlo Minardi y su coequipier Shinji Nakano, estuvo en Puerto Madero respondiendo a la iniciativa del grueso de sus “sponsors", quienes realizaron una presentación ante la prensa local. Ya el miércoles estuvo durante la jornada en el “Oscar Gálvez”, observando cómo los mecánicos de la escuadra de Faenza trabajaban en sus monoplazas -por sorteo, cada dos carreras se rota la asignación del auto “muletto", y en Argentina y San Marino tendrá a su disposición Esteban el auto de reserva- y también recorriendo el circuito.

El jueves Santo, retomó al Autódromo, donde en el día previo a su primera actividad en pista deslizó algunas consideraciones. 

La presión: “Hay algunos pilotos que se sienten afectados y no rinden lo mismo que circulando tranquilos. Otros, no tienen problemas. Yo estoy tranquilo y confío en que haré las cosas bien.”

El clima: “No sé de dónde sacaron que a mí me gustaría que lloviera el fin de semana. Yo sólo di diez vueltas con lluvia en ensayos en Barcelona, durante la pretemporada, y no voy a tener ninguna ventaja con la pista mojada.” 

Su auto: “Tendremos algunas modificaciones aerodinámicas porque en este circuito necesitamos más apoyo. Aún no sé qué efecto causarán en el coche, lo veremos a medida que giremos. Los motores serán semejantes a los que usamos en Australia y Brasil. Cosworth prometió soluciones para los problemas que habíamos tenido, pero aún no disponemos de una evolución."

 

Esteban Tuero - Gran Premio de Argentina 1998

El piloto argentino es superado por Michael Schumacher, el ganador del Gran Premio de nuestro país. Justamente luego de perder la primera vuelta, Tuero hizo la ronda más rápida en carrera

 

Frentzen le impidió mejorar

 

Finalmente llegó el viernes, con sus entrenamientos libres. El día amaneció fresco, y si bien había amenaza de lluvia, la primera sesión de ensayos se desarrolló con cielo cubierto pero sin que las nubes que empañaban el cielo se descargaran sobre el circuito. 

Tras haberse encontrado con Carlos Reutemann en el box, a 23 segundos de las 11 horas, cuando se habilitó la pista para girar, Tuero traspuso la calle de boxes y tomó por primera vez con su Minardi la recta “Juan Manuel Fangio”. Sólo una vuelta a modo de “shakedown" y de vuelta a los “pits”. Ocho minutos después, tras algunos ajustes, retornó al circuito, pero cuando cubría su segunda vuelta hizo un trompo en la horquilla. “No tenía demasiado ‘grip' y la pista estaba un poco sucia”, se justificó Tuero, aunque no había por qué hacerlo ya que, tras el paso de los primeros autos se veía cómo volaba el polvo que cubría la carpeta asfáltica. Con un total de 16 vueltas, su mejor registro fue de 1m33s731/1000. En el receso entre una tanda y otra, el equipo trabajó fundamentalmente ajustando la aerodinámica, la dureza de las barras antirrolido, el diferencial y las relaciones de caja, para lograr una puesta a punto más satisfactoria.

A las 13.09, Tuero volvía a pista, la que ya estaba húmeda por un chaparrón que había caído a poco de iniciarse la sesión de ensayos de la tarde. Cubrió su primera vuelta con tranquilidad, pero cuando llegaba a la horquilla cerrando su segundo giro, fue violentamente embestido por Heinz-Harald Frentzen... El alemán quiso justificarse diciendo que Esteban circulaba lento y que frenó antes, por lo que no pudo evitarlo. Pero, en realidad, el piloto de Williams, en su intento por hacer una vuelta rápida, se "llevó puesto" al argentino al estirar en demasía la frenada... “No sé lo que le pasó (refiriéndose a Frentzen). Sólo sé que no me equivoqué”. El resultado, para ambos, fue no poder trabajar en el resto de la tarde. Y el Minardi número 23 reportó daños en el alerón posterior, pontón derecho, caja de cambios, suspensión trasera, llanta trasera derecha y cubremotor. No se iba a reemplazar el auto titular, el cual estuvo reparado cerca de la medianoche del viernes. Tras el encontronazo, Tuero tomó parte de la habitual conferencia de prensa de FIA de los viernes. Allí precisó: "Si Frentzen no me hubiera chocado, él terminaba contra los guardrails”.

 

Esteban Tuero - Gran Premio de Argentina 1998

Fin de fiesta para Esteban, quien se baja del Minardi estacionado en la leca del Curvón, con el sector trasero irremediablemente dañado. La multitud es desolado testigo

 

No del todo satisfecho

 

El sábado no resultó demasiado fructífero para el argentino. En los ensayos libres, con la pista húmeda tras la precipitación de la noche y la madrugada, pudo girar con más continuidad, habiendo realizado dos salidas de seis vueltas cada una en la primera sesión, tras lo cual marcó como mejor registro 1m49s670, ya con el piso bastante seco. Tras el intermedio, Esteban recorrió en la parte final de los entrenamientos libres, 16 vueltas divididas en tres salidas de siete, cuatro y cinco giros, y pudo marcar 1m32s883; fue la primera vez en el fin de semana, que pudo superar a Nakano, quien seguía sin resolver algunas complicaciones con los frenos. “Estuvimos trabajando sólo pensando en la puesta a punto para la clasificación. Se pudo mejorar bastante pero si hubiéramos probado un poquito más, el auto podría haber circulado más rápido aún. La pista mojada me restó tiempo para lograr la puesta a punto que yo quería", expresó Tuero respecto de las pruebas libres sabatinas.

La sesión clasificatoria transcurrió con normalidad para Esteban, quien salió segundo a girar -tras Barrichello-, a la hora 13 en punto. Su estrategia fueron cuatro salidas de tres vueltas cada una. En la primera, tuvo como mejor tiempo 1m31s915; en la segunda se fue un poquito arriba, con 1m32s151; en la tercera registró el 1m30s158 que permitió que ocupara la 20 posición en la grilla, y en el intento final fue más veloz en los dos primeros parciales pero en el tercero perdió toda la ventaja, y quedó a 26/1000 de su mejor tiempo. “Venía muy rápido en los dos primeros parciales, pero cometí un error en la última curva, me quedé patinando y eso hizo que no pudiera completar la vuelta rápida”. Como venía el fin de semana, ahora Tuero prefería la lluvia porque podía nivelar las cosas...

 

La lluvia complicó todo

 

El domingo amaneció lluvioso y en la prueba de “tanques llenos”, Tuero dio ocho vueltas, con un par de trompos en la horquilla. De uno pudo salir airoso, pero en el segundo se le plantó el motor y allí se acabó su actividad. Luego del “briefing” de pilotos, Esteban vivió dos momentos emocionantes : el primero, en el desfile de autos antiguos junto al resto de la “troupe” de la F.1, que cosechó los vítores de las tribunas. El restante fue cuando tripuló la histórica "Flecha de Plata", cuyo volante cedió a Juan Manuel Fangio II tras confundirse en un apretado abrazo.

 

Esteban Tuero - Gran Premio de Argentina 1998

Escena espectacular del incidente entre Tuero y Heinz Harald Frentzen el viernes 10 por la tarde. El argentino comentó que si el piloto de Williams no lo embestía, el alemán terminaba contra el guardrail de la horquilla... (Foto Miguel Meunier)

 

El equipo decidió partir con la puesta a punto para piso seco, pero el tipo de los neumáticos -también para piso seco- se determinó poco antes de empezar la prueba, cuando había dejado de llover pero el cielo continuaba nublado. El piloto de Minardi realizó una buena largada: superó a su coequipier Nakano y peleó con Magnusen, los dos primeros giros, quedando detrás de él en la tercera vuelta.. Salvo los dos giros iniciales, estuvo luego en tiempos de vuelta parejos, aumentando el ritmo recién hacia la 20. Si bien pudo capitalizar varios "pit stops” para ascender en el clasificador, ya en el giro 18‘ perdió una vuelta respecto de Schumacher. Entonces, viajó mezclado con el pelotón de avanzada y se manejó de manera prudente, tratando de obstaculizar en forma mínima a quienes peleaban por la punta. Esteban marcó su mejor registro en carrera, de 1m30s992/1000, en la vuelta 27, que fue el 15 entre todos los pilotos que corrieron... De allí en adelante, en breve plazo fue bajando el ritmo hasta que realizó un inesperado "pit stop" en el giro 36, cuatro antes de lo acordado. "A la salida de la ‘S’ de Senna, -confesó Tuero luego, en los boxes- tuve problemas con un neumático delantero. Entonces, avisé por radio al equipo para que prepararan todo para la parada. Ellos esperaban a Nakano y por eso no estaban listos para el recambio en mi auto"... Con la confusión del momento, Esteban también tardó en abrir la tapa del tanque de combustible. En definitiva, fueron más de 44 segundos los que se detuvo en los "pits", y ello lo retrasó al 17' y penúltimo lugar; se sumó así otra vuelta menos en relación con el puntero y terminó detrás de Nakano. Entonces, se vio favorecido por los abandonos de Villeneuve y Herbert, manteniéndose en un expectante 15 puesto. En el giro 60 perdió su tercera vuelta en relación con la punta, y tres rondas más tarde, su primer Gran Premio de Argentina culminó abrupta e inesperadamente. Un medio trompo en el curvón, se completó con un despiste, que tuvo como resultado la cola del Minardi dañada tras el impacto contra las gomas, y Esteban quedó de a pie en el "Oscar Gálvez”. 

“Fue un error mío -declaró Tuero- y la pista también estaba complicándose con la lluvia que empezaba a caer. Pero estoy muy satisfecho con lo que hice, creo que la gente pudo irse contenta y espero que el año próximo volvamos a estar juntos en el Autódromo”. A las 17.53 del domingo, bajo una tenue llovizna que comenzaba a caer, Esteban Tuero abandonó el paddock del Autódromo, conforme con su labor pero frustrado por no haber llegado a la bandera a cuadros, por ahora su principal objetivo.

 

Por: Pablo Cabral

Fotos: Oscar Mosteirin, Miguel Tillous, Jorge Marchesin y Duilio Caro

 

Eduardo "Pirulo" Tuero, papá de Esteban, se lleva un invalorable "trofeo de guerra"; el averiado cubremotor del auto que corriera su hijo, regalo de Giancarlo Minardi ...

 

Como lo ve Gabriele Tarquini

 

"Esteban está haciendo las cosas ." bastante bien, suma experiencia y aún debe terminar su primera carrera. Desafortunadamente, no lo consiguió en la Argentina. Está claro que un muchacho de 19 años puede cometer; sin experiencia, ello es algo normal. Por el momento, él debe preocuparse por mejorar y aprender a poner a punto su auto para andar siempre mejor. La comunicación con sus . técnicos es buena, y yo lo ayudo a Esteban con mi experiencia, tratando de explicarles a los técnicos lo que él siente, para que tenga un buen auto y pueda crecer con rapidez. Pienso que ahora, lo más importante para él es llegar al final de un Gran Premio", nos manifestó el ex piloto de F.1 devenido en asesor del team Minardi.

 

Tierna imagen familiar del piloto de Minardi, aquí junto a su mamá Mary, quien lo acompañó a lo largo del fin de semana

 

Pasó bien una dura prueba

 

Esteban aguantó bien la presión durante todo el fin de semana, y en la vuelta de formación se permitió el lujo de saludar a sus incondicionales en la primera curva. El fervor del público se vio compensado por la carrera realizada por el joven piloto bonaerense, que aguantó el tiro con el Minardi sin cometer errores e incluso soportando embestidas como la de Coulthard.

Tuero al final cometió un error de juventud cuando tenía todo a su favor; además, lo hizo delante de la gente de la primera curva, siendo ovacionado. La demostración de fortaleza física y mental que ha realizado este fin de semana le va a dar una gran moral para afrontar una carrera importante para Minardi: el Gran Premio de San Marino en Imola. Sin el tiempo perdido en los boxes, en el que no hay que buscar culpables ya que sus mecánicos no esperaban al argentino hasta tres vueltas después, Tuero podía haber entrado, con un poco de suerte, entre los doce primeros

Pasó la prueba con notable. Sólo nueve vueltas lo separaron del sobresaliente.

 

Jose M. Rubio

 

Además de su familia, antes del crucial fin de semana Esteban tuvo con quien compartir su tiempo; esta bicicleta con la que recorrió en repetidas oportunidades el "Oscar Galvez"

 

"Estamos haciendo cosas acertadas"

 

Este fue un fin de semana positivo para el equipo. Tuvimos grandes avances, prácticamente no se presentaron problemas con los motores, hemos mejorado bastante las prestaciones... 

Ciertamente, lo negativo ha sido que nos faltaron nueve vueltas con Esteban para llegar a la meta con los dos autos. Tuvimos problemas con su “pit stop” porque Esteban debió anticipar tres vueltas el cambio de gomas y nos puso en dificultad pues estábamos preparando la operación para Nakano. El, también, se olvidó después de abrir la “puerta” del tanque de combustible y esto alargó más la detención en los boxes. Luego se produjo un pequeño error, quizá el único de su parte en la carrera, e hizo un trompo. El clima contribuyó a que se fuera de pista, al igual que otros cuatro autos entre los que estuvieron los de Michael Schumacher y Mika Hakkinen, quienes también se equivocaron. 

Ha sido muy bello estar con Esteban en la Argentina, pero no me complace no haber cumplido con nuestro objetivo de premiar a este hermoso público con la llegada a la meta del auto. Casi lo logramos, y Esteban también hizo un muy buen tiempo en carrera, y más cerca de los “top teams”... Lo importante es demostrar que, aunque esforzadamente, estamos haciendo cosas acertadas. Ahora habrá mucho trabajo porque hay demasiados elementos que reconstruir después del incidente con Frentzen y el de la carrera, pero confiamos en que estaremos listos para Imola.

 

Giancarlo Minardi

 

La prensa internacional opina sobre él

 

- “Es muy joven para exigirle demasiado en su tercer Gran Premio pero pese a las condiciones adversas del clima, pudo soportar claramente 63 vueltas (Pierre Durocher del “Joumal de Montreal”, Canadá).

 

- “Si tenemos en cuenta la carrera de Tuero, vemos que lo que le falta es experiencia, pero hasta el momento ha hecho las cosas muy bien. :: Sabemos que está en un equipo que todavía comete errores, como en el ‘pit stop’, : y los paga su piloto” (Timothy Collings, Agencia Intemacional Reuters, y otros ::, medios).

 

- “Seguramente no fue una de sus mejores carreras. En la Fórmula 1 cuando las cosas no funcionan bien, yo creo que no tiene la culpa una sola persona sino todo el equipo. Pienso que esto fue bastante más que un error de Esteban sin importancia. Deberían (el equipo) tener más cuidado”. (Alberto Antonini, “AutoSprint, Italia).

 

“Es una gran sorpresa, creo que tiene muchas expectativas, eso está claro, se ve. No tiene experiencia y por eso le pasan cosas como las de hoy, pero hay que tener en cuenta que fue un día de muchos despistes” (Roger Benoit, “Blink Zurich”, Suiza).

 

- “El perdió el control de su auto y en las condiciones de la pista esto es muy normal, sobre todo con la presión que tenía por correr en su país” (Christophe Schelicte, “Auto Bild/Express” Alemania).

 

 


Historia de hombres y máquinas

Por Gustavo Ernesto Lopez

email guerlopez@yahoo.com